Meteorito #25 / El Infinito

Meteorito #25 / El Infinito


El concepto de infinito es uno de los que no paran de decrecer con la edad. Al contrario que ocurre con las orejas, la nariz o los pelos por el cuerpo, que siguen creciendo cuanto más añejo te haces. Me explico. Para un niño, que tu padre o tu madre se pare a hablar por la calle con un vecino es el puto infinito. O sea, 1 minuto equivale a un mes entero. Llegar a la altura de los pantalones de la gente no ayuda. Es así de aburrido. Es el infinito. Mientras vas creciendo, el infinito se va quedando en una sala de espera del médico, o en la cola del pollo asado. Y cada vez va disminuyendo su equivalencia temporal hacia una semana, un día, o una hora… Pero a partir de los 40, es muy complicado encontrar el infinito, porque se ha hecho pequeño, mientras tú engrandecías.

Todo pasa demasiado rápido, las semanas parecen días, y los días horas. El infinito ha desparecido. Ahora lo quieres habitar y no está. Probablemente hasta que la palmes que te viene todo el infinito encima.

Hasta el infinito y más allá…


Javirroyo@javirroyo


La Mandanga @la_mandanga


Mercrominah@mercrominah


Lyona@lyona_ivanova



Deja una respuesta